Valimex lleva comercializando vainas de vainilla desde hace más de 10 años enfocados en países de origen como Madagascar, México, Indonesia y Papúa Nueva Guinea.

Actualmente la vainilla es de las especias más caras del mercado, detrás del azafrán y llegando a tener un precio de compra superior incluso a la plata como metal precioso. Es por ello que es una especie sujeta a los entornos geopolíticos donde se cultiva, hurtos a agricultores, especulación, etc.

Es de vital importancia estar en contacto con toda la cadena de suministro desde los agricultores, productores, calidad, etc., para tener una garantía de suministro.

Dada la complejidad del mercado de la vainilla, la cosecha del 2018, actualmente comercializada, ha sido excelente, tanto en cantidad como en calidad de las vainas. Según informaciones para la cosecha del 2019 como país de origen Madagascar (comercialización 2020) hay una estimación de un descenso de la producción del -30% junto con una calidad inferior y en la zona de Indonesia con incrementos de precios importantes.

Valimex actualmente distribuye varios tipos de vainilla con diversas longitudes y calidades según el consumidor final, incluso llegando a formatos hasta los 250 g para retail o envasados específicos bajo demanda (envases cristal con una o varias vainas enfocado a Tiendas Gourmet).

***

La vainilla es un género de orquídea con más de 100 especies distribuidas por el mundo, actualmente se comercializan 3 especies principalmente para uso alimentario. Dichas especies son V. Planifolia, V. Tahitensisy V. Pompona, cada una con sus aromas y características diferentes.

La vainilla es originaria de México, empleada desde hace siglos y cuya polinización debe ser realizada en un plazo de unas 12h, si no se marchita la flor.

No fue hasta 1836, cuando Charles François Antoine Morren viajó a México para averiguar por qué no fueron capaces de producir vainas de vainilla en Europa. Como Morren estaba estudiando las orquídeas de vainilla, su atención fue atraída por una pequeña abeja (Melipona Mexicana). Hoy en día, dicha abeja es el único insecto que sabe polinizar la orquídea de la vainilla. Este simple hecho pone a la evolución en una posición extremadamente difícil ya que sin la MeliponaMexicanasimplemente no tendríamos la vainilla.

La planta crecía y daba flores, pero sin la abeja no producía fruto alguno, hasta que Edmond Albius, un esclavo de doce años que vivía en la Île Bourbon (hoy Isla Reunión) descubrió la forma de polinizar manualmente la flor. Sirviéndose de una astilla biselada de bambú, levantó con mucho cuidado la membrana que separa la antera del estigma, y con el dedo, trasladó el polen de los órganos masculinos a los femeninos. Lógicamente, la flor dio fruto, de modo que el procedimiento permitió que la vainilla pudiera cultivarse en otros lugares tropicales.

El método de polinización manual todavía es utilizado en la actualidad, debido a que la abeja sólo se encuentra en México y es el único insecto que sabe polinizar la flor de vainilla. En el pasado se hicieron intentos de trasladar la abeja a otros países pero sin éxito. Después del invento de Edmond Albius, la isla de Reunión fue durante un tiempo el proveedor más grande del mundo de vainilla. Los colonizadores franceses utilizaron la técnica de Albius en Madagascar para cultivar vainilla, pasando a ser Madagascarel mayor productor de vainilla del mundo.